lunes, 23 de diciembre de 2019
Curiosidades Historia
NAVIDAD EN EUROPA

Cuando hace dos dias tomé tierra en el EuroAirport de Basilea-Mulhouse-Freiburg no podia imaginar la riqueza, variedad, cromatismo y tradición que exhiben los múltiples mercados de navidad en esta zona.

Cuando hace dos dias tomé tierra en el EuroAirport de Basilea-Mulhouse-Freiburg no podia imaginar la riqueza, variedad, cromatismo y tradición que exhiben los múltiples mercados de navidad en esta zona. Aunque el Mercat de Santa Llúcia de Barcelona me ha atraido desde mi primera niñez y es una cita anual ineludible con mi familia desde que he dejado de vivir en la capital, los mercados navideños de Alsacia dan la auténtica medida del espíritu navideño europeo, de la misma forma que los de Berlin, Tallinn, Nápoles o Oporto.

Justamente, mi viaje a Estrasburgo ese dia por razones de trabajo respondía a la cita en una notaria de la ciudad, como representante de Cottage Properties, para asistir a la otorgación de una escritura de compraventa a favor de un matrimonio de vinateros de Turkheim, nuevos y flamantes propietarios de una magnífica casa en el Maresme. El sector vinícola alsaciano, que cuenta con grandes productores com Dopf, que todos conocemos, goza de una magnífica salud y se fundamenta en una pléyade de productores medianos –como mis amigos- que trabajan con gran dinamismo, competitividad y excelentes resultados. Sus cajas de Riesling, Sylvaner o Gewürtztraminer, funcionan localmente y en la exportación tan bien como las grandes marcas.

Anoto para mi que si el fenómeno del turismo navideño que ha eclosionado en esta región francesa en pos de los Marchés de Nöel, que atraen multitudes por su belleza y tipismo, se acaba extendiendo con la misma intensidad a Barcelona o otras ciudades de Catalunya, habrá que ir pensando en recomendar a nuestros inversores algunas fincas con buenos alojamientos turísticos para hacer frente al desafio.