martes, 16 de abril de 2019
Curiosidades Empordà Historia
BAJO LAS ENCINAS DEL MAS NEBOT

En el término de Vilanant, uno de los pueblecitos más característicos del Alt Empordà, se hallan las 2 encinas gemelas del Mas Nebot, impresionantes ejemplares forestales declarados Árboles Monumentales de Catalunya el 1987.

En el término de Vilanant, uno de los pueblecitos más característicos del Alt Empordà, se hallan las 2 encinas gemelas del Mas Nebot, impresionantes ejemplares forestales declarados Árboles Monumentales de Catalunya el 1987. Bajo los 25 metros de diámetro de la copa y con la espalda contra su tronco de 3,5 metros de circunferencia, espero al propietario de una masía cercana que acabamos de incorporar al catálogo de Cottage Properties, un promotor inmobiliario internacional que con una cierta nostalgia ha decidido cambiar su retiro empordanés por una morada más cercana al eje de sus negocios.

El topónimo Nebot da relevancia histórica al entorno y, curiosamente, se reparte profusamente por la zona: Mas Nebot, Alzines del Mas Nebot, Font del Mas Nebot, Mas del Molí d’en Nebot…, proviene del molino harinero del mismo nombre, que funcionó desde la época medieval con la energía hidráulica generada por la corriente del rio Manol, afluente del rio Muga. El Molí d’en Nebot no es el único de la zona y en tiempos compartía la fuerza del rio en las épocas de crecida con otras instalaciones parecidas en Lledó, Ordis, Borrassà, Santa Llogaia d’Alguema, Cistella y El Far d’Empordà, testimonios de una pujante protoindustria cerealícola ya desaparecida, una economía protagonizada por el pan y sus derivados, que hoy podemos recuperar mediante una provechosa visita cultural al Ecomuseu-Farinera de Castelló d’Empúries, o degustando el delicioso Pa de la Tramuntana que el Gremi de Flequers Artesans de les Comarques Gironines ha recuperado, elaborado con variedades de trigo antiguas que se habían dejado de cultivar.