jueves, 07 de noviembre de 2019
Curiosidades
EN EL VERANO MENORQUÍN

De visita obligada en las singladuras veraniegas y otoñales, llegamos a Portus Magonis, la capital de la isla de Menorca, o sea Mahón. Después de una agradable navegación en el yate de uno de mis asociados, la isla balear para mi más carismática nos acoge con...

De visita obligada en las singladuras veraniegas y otoñales, llegamos a Portus Magonis, la capital de la isla de Menorca, o sea Mahón. Después de una agradable navegación en el yate de uno de mis asociados, la isla balear para mi más carismática nos acoge con los brazos abiertos, distante de las aglomeraciones festivas de Mallorca, de las noches fashion de Ibiza pero también de la somnolencia neo-hippie de Formentera. Combinando placer y trabajo, antes de disfrutar de una de las calderetas de autor que nos suele preparar cierto pescador jubilado, visito y documento en imágenes una propiedad exquisita, única, irrepetible y sensacional: la villa resultado de la reconversión del antiguo faro que señalaba la entrada en el puerto de Maó, en desuso desde hace décadas. En su escarpada situación, atracamos en su privilegiado embarcadero privado donde nos espera el administrador. Dado que se trata de una finca singular, la propiedad ha confiado a Cottage Properties su representación y la difusión de sus características, a la búsqueda de ese comprador especial que pronto se cruzará en mi camino. Más tarde, más cultura visual en torno a las milenarias taules, talaiots y navetes, alguna foto delante de la Casa Mir o el Palau Oliver, seguramente compartir un Gin Xoriguer con los amigos. El alma menorquina, en fin!