jueves, 18 de junio de 2020
2020: UNA ODISEA EN EL POCO ESPACIO

En estas últimas semanas se han convertido en mantras repetidos hasta la saciedad expresiones como nueva normalidad, confinamiento o distancia social. Desconfio por sistema de las rutilantes nuevas que anuncian ciertos políticos, que suelen ser lo mismo de siempre con un ligero tratamiento de tècnicas de comunicación. El término confinamiento, dejémoslo de momento, pero me gustaría pararme un momento en la tan cacareada distancia social.

En estas últimas semanas se han convertido en mantras repetidos hasta la saciedad expresiones como nueva normalidad, confinamiento o distancia social. Desconfio por sistema de las rutilantes nuevas que anuncian ciertos políticos, que suelen ser lo mismo de siempre con un ligero tratamiento de tècnicas de comunicación. El término confinamiento, dejémoslo de momento, pero me gustaría pararme un momento en la tan cacareada distancia social.

Yo aseguraría que quieren decir distancia física, distancia interpersonal o la expresión castiza deje que corra el aire entre usted y yo. Cuando las autoridades sanitarias y toda persona sensata aconseja preventivamente intentar mantenernos a 2 metros de otra o otras personas en las diferentes situaciones de la vida cotidiana, es una directriz basada en la experiencia científica que parte del principio que el contagio por Covid-19 es muy dificil que se produzca a esa distancia, y que estadísticamente seria más fàcil estando a 30 o 96 centimetros, y quizás un poco menos estando a 1,35 metros, por ejemplo. Esto hoy lo sabe todo el mundo.

Distancia social es una expresión petulantemente sociologística que deberia querer significar otra cosa, y no creo que quieran inducirnos a calcular a cada momento la distancia que hay entre mi estatus social de consultora inmobiliaria y el del catedrático con doctorado cum laude de la cola del supermercado, o el del vendedor callejero de lotería que vive en el extrarradio. Seria muy complicado, absurdo, inútil y alucinante. Me mantendré profilácticamente a 2 metros de distancia física de la señora Luisa de la pescaderia y también del señor Amancio Ortega si un dia tiene el acierto de pasar por Cottage Properties para hablar de aquella casa de piedra que vió en nuestra web. Distancia social, cada uno que se preocupe de la suya!